jueves, 5 de febrero de 2009

Un pinball, una película y una demanda judicial.

Gottlieb Development representada por el abogado Gabriel Fischbarg presentó una demanda contra la Paramount, representada por Peter Zimroth, James Swire y Eleanor Lackman de Arnold & Porter (me encantan los nombres de los bufetes de abogados americanos, son como las cartas de los restaurantes caros). El objeto de la demanda es lo interesante del tema.

Por lo visto en la película protagonizada por Mel Gibson del año 2000 llamada “What Women Want" (“¿En que piensan las mujeres?” se tituló en España) aparecía en una escena un pinball llamado Silver Slugger, un pinball con el tema del béisbol fabricado en 1990 por Gottlieb. Eso gustó a Gottlieb Development, y no porque hiciera publicidad gratuita de sus pinballs, sino porque pensaban que iban a recibir algún tipo de derechos de autor. Pero, oh cielos!, la Paramount no tuvo esa misma idea y recibió una demanda por: infracción de derechos de autor y de marcas, competencia desleal y enriquecimiento injusto y por prácticas comerciales engañosas.

La demanda recayó en el juez del distrito sur de Nueva York Denny Chin que la desestimó aplicando la máxima jurídica “de minimus non curat lex” que mas o menos se traduce del latín por: la justicia no se ocupa de estupideces (bueno, vale… estupideces no, nimiedades o trivialidades).



El hecho es que la escena dura tres minutos y medio, que el pinball solo aparece durante unos segundos en segundo plano y los personajes no se refieren o juegan con él nunca. Tampoco aparece en ningún primer plano ni forma parte de la trama.



Conseguí la película y vi la escena y, la verdad, me parece increíble que a los representantes de Gottlieb se les haya pasado por la cabeza que tenían algún tipo de derechos de autor porque un pinball suyo aparezca de esa forma en una película. Para colmo aparece también otro pinball (me encanta esa oficina) la Striker Xtreme de Stern, pero supongo que Stern no se quejaría, ya que acababa de sacar ese pinball al mercado y era una buena publicidad para sus productos “Una oficina, un pinball”.



De todas formas, aviso a navegantes, a todos aquellos que alquilan sus pinballs para series de TV o películas… cualquier día de estos Inder o Maresa renace de sus cenizas para reclamar su dinero y vuestras almas. Y ahora que lo pienso… yo pongo mucha foto de pinballs… me voy corriendo a hacerme un seguro de responsabilidad civil.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Parece ser que ese puffete de abogados solo tiene la marca Gottlieb para ver si puede hacer caja con ella. Y claro la Paramount era un buen bocado y no los pobrecillos aficionados que tienen una página web de manuales de Gottlieb (ya fueron a por ellos).

Por cierto si alguien necesita algún manual de Gottlieb, que me lo pida....

pablo fugarolas dijo...

Esto es el mundo al revés, normalmente todas las marcas pagando para que aparezcan sus productos en las series y películas, y estos pájaros intentando demandar a la productora.

Anónimo, si tienes el manual de la Barb Wire en formato electrónico, llevo tiempo detrás de él ;-)

saludos

Anónimo dijo...

No, lo siento, es uno de los pocos que me falta. El otro dia lo ví por Ebay, pero se me adelantaron...