domingo, 8 de febrero de 2009

Las whitewoods de John Trudeau

John Trudeau es un diseñador de pinballs que trabajó para Gottlieb durante los años 80 y en Williams/Bally durante los 90. Suyos son los diseños de máquinas tan famosas como Bugs Bunny's Birthday Ball – 1991, The Machine: Bride of Pin•bot -1991, Black Rose – 1992, Creature from the Black Lagoon – 1992, Judge Dredd -1993, The Flintstones – 1994 o Congo – 1995. En total fueron 35 máquinas que tuvieron mas o menos éxito en el mercado siendo las tres mas prolíficas la Pin•Bot con 8.100 unidades, la Creature con 7.841 (en mi opinión la mejor) y Judge Dredd con 6.990 unidades vendidas.

Pero esta entrada no es sobre los pinballs de John Trudeau que vieron la luz sino sobre aquellos que se quedaron por el camino.



John Trudeau ha tenido la amabilidad de mandar en la IPDB la información y fotografías de un total de 23 pinballs diseñados por él que, por una razón u otra, nunca llegaron a la cadena de producción, todas de su época en Gottlieb.



John comenta cada uno de los pinballs y en muchas ocasiones el porqué nunca llegaron a producción. Unas veces porque a la dirección no le gustaba, otras porque una evolución de la industria (por ejemplo la aparición de las rampas) dejaba obsoleto el proyecto, en otras ocasiones el proyecto se dejaba en reserva para ‘épocas de sequía’, diseños demasiado atrevidos para la época, o demasiado costosos, demasiado simples, demasiado complejos… y en muchas ocasiones un escueto “no era el momento para este pinball”. También había casos en que simplemente el juego había salido malo bien por poca diversión, por estar el juego poco equilibrado o sencillamente un mal diseño (que honra al diseñador reconocerlo).





He visto uno por uno todos los diseños y, la verdad, creo que Johm Trudeau es un buen diseñador y no solo por los pinballs que ha hecho sino por los que ha intentado. Salvo en algunos casos que, obligado por las circunstancias, buscaba diseños simples, fáciles y/o baratos, en el resto de los casos siempre partía de un concepto muy válido que unas veces acababa en un pinball muy complejo, muy caro o desequilibrado, pero en otras ocasiones el diseño final era realmente interesante y, creo, muy competitivo.



A lo largo del artículo he puesto las fotos de los diseños que mas me han llamado la atención, pero hay muchos mas.

1 comentarios:

dMode dijo...

Fantastico documento!
Lastima la cantidad de maquinas que se han quedado en el tintero...